Alpine A110 2017: la verdadera joya de Ginebra
07-03-2017 Salones del Automovil

Alpine A110 2017: la verdadera joya de Ginebra

Hay muchos deportivos espectaculares en el autoshow suizo, pero ninguno generará más ruido que el esperado debut de Alpine.

Cinco años después de anunciar oficialmente la vuelta a la vida de Alpine, Renault presenta en Ginebra el esperado modelo que marca el retorno de una firma mítica en el mundo de la competición.

El nuevo deportivo que entra en escena se llama finalmente A110, un nombre mítico en las competencias deportivas de los años 60 y 70, nacido en 1961 y fabricado hasta bien entrada la década siguiente, ganador de innumerables carreras de rally, e ícono indiscutido hasta el día de hoy.

El nuevo modelo es un coupé de dos plazas que rememora mucho al modelo original, y cuyas cuidadas líneas derivan del Alpine Vision presentado hace ya varios meses. Mide 4,18 metros de largo (con 2,42 metros entre los ejes), 1,80 metros de ancho y apenas 1,25 metros de alto.

El trabajo aerodinámico que ha realizado Alpine es sobresaliente para conseguir un Cx de 0.32, con fondo plano, splitter y un gran difusor trasero que hace innecesario el uso de un alerón posterior.

Como buen deportivo que es, tendrá tracción trasera y el motor estará dispuesto en posición central. Se fabricará con materiales ligeros, con el chasis y la carrocería construidos en aluminio, consiguiendo marcar en la báscula apenas 1.080 kilos, aunque el reparto entre los ejes no es tan equilibrado: 44% adelante y 56% atrás.

Al igual que los rivales a quienes apunta (Porsche 718 Cayman y Alfa Romeo 4C), utilizará un bloque de cuatro cilindros, 1.8 litros turboalimentado, que eroga 252 caballos de fuerza y 320 Nm de par. Estará asociado a una caja de cambios automática de doble embrague y siete marchas desarrollada por Getrag, mientras que la puesta a punto del motor fue realizada por Alpine en conjunto con Renault Sport.

Con una relación peso/potencia de 228 caballos por tonelada, el Alpine A110 es rápido: acelera de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y alcanza una velocidad máxima limitada de 250 km/h. Es 4 décimas más veloz que un Cayman con 300 Hp y sólo una décima más lento que un Cayman S que tiene 350 Hp.

Ofrecerá tres modos de conducción (Normal, Sport y Track), con programas que modificaran la respuesta del motor, la dirección, la transmisión, el control de estabilidad y el escape.

El interior tiene un claro aspecto deportivo, con asientos tipo butacas de Sabelt, pedalera de aluminio, inserciones de fibra de carbono y tapiz de cuero con prespuntes. La gran pantalla central multimedia con conectividad total no podía faltar en un auto moderno.

Alpine inició en diciembre pasado un proceso de preventa de una edición especial denominada Alpine Premiere Edition de solo 1.955 unidades (el año de fundación de Alpine), exigiendo un depósito de dos mil euros para optar por un auto del que los clientes hasta ahora desconocían. En Francia costará 58.500 euros, unos $40 millones. Más adelante llegarán versiones menos lujosas.

Por ahora, el Alpine A110 2017 se venderá sólo en 12 países europeos, y en Japón a partir de principios de 2018. La internacionalización del modelo y la marca será cosa del futuro.

La historia de Alpine

¿Qué opinas? Cuéntanos