5 tips para comprar un auto chocado
15-02-2013 Investigación

5 tips para comprar un auto chocado

Te decimos los más importantes.

Hablar de cómo comprar un auto usado es una cosa y comprar uno que fue chocado es otro asunto completamente diferente. Es decir el primero se desgasta por el uso y el tiempo, mientras que el otro se acaba por un siniestro.

En el caso del último, adquirirlo puede ser una ganga pero conlleva muchos riesgos. Es por esta razón que quisimos abordar este tema y decirte ¿Por qué no debes comprar un auto chocado? Y sí lo haces ¿Qué cuidados debes tener al momento de hacerlo?

1. El lugar de compra

Un auto chocado se puede considerar como “chatarra” si el percance del mismo fue mayor. El lugar donde pudo terminar después del accidente es desconocido y al momento de ser reparado puede terminar en un lote de autos o con algún particular que lo haya comprado de alguna compañía aseguradora. Cualquiera que sea el caso asegúrate bien que el establecimiento sea de confianza y opere dentro de los términos de la ley -igualmente que la persona se identifique y tenga todos los papeles en orden. Esto tiene dos propósitos; el primero es que si el auto llegará a tener un problema y el establecimiento no te responde puedas acudir alguna instancia de gobierno para que te apoye; el segundo es que si el auto chocado era robado al momento que lo adquiriste, esto te mete en dificultades legales y es obvio que deseamos evitarlo.

2. Consigue todos los datos del auto

La razón del por qué el auto se accidentó, es desconocido para ti y puedes no darle importancia, pero como comentábamos anteriormente no sabes si fue robado. Aquí lo mejor es investigar todos los datos del auto a través de las placas o el número de serie (VIN),con ello podrás saber si fue robado en la página del repuve aquí.

Igualmente podrás saber si tiene alguna infracción consultando la página del gobierno de tu localidad con el número de placa. Aunque en nuestro país no está disponible, en lugares como EUA, se puede verificar si sufrió o no un percance.

Conocer a fondo las circunstancias de un auto chocado te evitará comprar problemas que no necesitas.

3. Repararlo o reconstruido

Si el vehículo chocado que piensas adquirir ya está reconstruido o necesitas repararlo, en cualquiera de los casos es un riesgo y un gasto para tu bolsillo. Con respecto al primero desconoces qué materiales y cómo fue arreglado para venderse, comprarlo es una situación a ciegas, ya que es muy posible que te dé problemas si el choque fue en el área del motor; ahora si hablamos de algo solamente estético puede que la pintura utilizada sea de lo más barata y a los pocos meses se empiece a caer o pierda su brillo, sea cual sea la situación tendrás que desembolsar dinero para corregir la contrariedad.

Ahora si decides repararlo por tu cuenta, en el caso de un golpe menor en la carrocería puede que si gastas en un buen especialista te deje bien arreglado el auto, pero si el problema es en el motor y el daño es realmente fuerte –algo que a veces no se detecta a primera vista- tendrás que desembolsar mucho dinero para que tu mecánico haga un buen trabajo y el auto funcione a la "perfección".

4. Presupuesto

Un auto chocado puede ser realmente muy barato, puesto que al haber pasado por un accidente, se devalúa enormemente y más aún cuando el seguro lo clasifica como pérdida total.

Si tienes un presupuesto ya establecido para comprar un auto de este tipo, considera dentro del mismo, como lo señalábamos antes el costo de repararlo o corregir algún problema que traiga de una reconstrucción previa.

Sea cual sea el caso, lo importante que debes saber es que un auto chocado, requiere de mucho gasto y debes evaluar si consideras hacer ese desembolso de dinero en el corto plazo.

5. Por tu seguridad y la de tu familia

Si el auto sufrió un percance menor como una fascia rota, un golpe en alguna puerta, no afectará la protección que pueda darte, se trabaja sobre la carrocería y queda nuevamente impecable. Sin embargo si fue un impacto mayor donde se dañó el chasis o el monocasco –que además de ser la pieza esencial del vehículo donde se montan la mayoría de las partes de un auto- fue creado para proteger a los pasajeros en caso de un accidente.

Durante el proceso de fabricación tanto del chasis como del monocasco, se cuida que esté bien ensamblado para tener la rigidez como flexibilidad necesarias para absorber un impacto y proteger a los pasajeros. Después de sufrir un accidente mayor, ambas partes ya están dañadas y no pueden ser reparadas por cualquier especialista, por ello en algunos casos la aseguradora considera un auto chocado como pérdida total después de sufrir un fuerte impacto, por lo que prefiere extender una cantidad de dinero de compensación que reparar el problema.

Quizá un vehículo chocado que sufrió un accidente al repararlo se vea “muy bonito”, pero desconoces realmente el daño estructural que sufrió el chasis o el monocasco, esto pone en peligro tanto a ti como a tu familia si llegarán a tener un percance, ya que no los va a proteger como se debe.

¿Qué opinas? Cuéntanos