Volkswagen Bora 2019, vientos de cambio
15-01-2018 Salón del Automóvil

Volkswagen Bora 2019, vientos de cambio

El exitoso sedán de Volkswagen suma nada menos que de 17.5 millones de unidades vendidas. Si bien se lanzó como Jetta, a Chile llegará con el nombre de Bora durante el 2018.

Claramente, el Volkswagen Jetta (o Bora para nosotros) es, por su relevancia comercial, uno de los autos más esperados del Auto Show de Detroit 2018.

Después de un gran hermetismo, como hace mucho no lo veíamos, hace su aparición la séptima generación del Jetta, con una serie de innovaciones que le permiten evolucionar en todos los aspectos.

Apariencia moderna y atractiva

Iniciemos por el diseño. Como podemos ver en las imágenes, el Jetta Mk7 no sólo luce más moderno que su antecesor, sino que también es más aerodinámico -mejora en 10 por ciento el coeficiente de arrastre-. Todo esto es gracias a que la carrocería obtiene grupos ópticos de LED y líneas más definidas en todos sus ángulos.

Si hemos de exaltar alguno de sus rasgos, podemos decir que donde existe un mayor progreso es en la caída de techo con influencias de coupé, es decir, ahora es mucho más inclinada. También podemos ver la nueva parrilla de la marca, con una abertura mucho más prominente, en lugar del estilo clásico anterior que ponía en línea la grilla con los focos delanteros. Sin embargo, por mucho que estos cambios sean nuevos en el Jetta/Bora, sigue existiendo una muy marcada sobriedad, incluso traslapando un poco el lenguaje de diseño con los de Audi o Škoda, como podemos notar en los ópticos traseros o líneas de carácter.

Aunque a simple vista pareciera que el Jetta 2019, construido sobre la plataforma MQB -Golf, Arteon, Tiguan- del Grupo Volkswagen, es mucho más largo que la sexta generación, la variación en longitud es minúscula. Siendo específicos estamos hablando que el Mk 7 es apenas 43 mm más extenso que el Mk 6. Respecto a la variación en la distancia entre ejes esta creció en 35 mm.

Además de tener más centímetros a lo largo y entre los ejes, y con ello ganar en espacio interior -el maletero mantiene el volumen de 510 litros-, el Volkswagen Jetta ha dado un paso realmente importante en cuestión de peso. Por medio de una rigurosa dieta, la séptima generación se deshizo de aproximadamente 100 kilógramos. Una cifra más que considerable debido a que se trata de un sedán compacto.

Interior de categoría superior

El interior de nuestro futuro Bora tambien presenta un cambio radical en diseño, donde pudimos constatar que pareciera que estamos ante un vehículo de una gama superior. Claro que obviando el excelente armado y los nuevos materiales, el diseño completo del torpedo evoluciona del formato tradicional de Volkswagen, al que ya conocimos en el Polo, donde el sistema multimedia queda en linea con el cuadro de instrumentos (para una más facil operación), relegando al climatizador con los aireadores, en una posición más baja.

Siguiendo los pasos del Tiguan, esta nueva generación adapta una pantalla táctil mucho más grande, con mejores gráficos y un renovado sistema de información y entretenimiento -incluye Bluetooth, interfaz de audio USB y Volkswagen Car-Net App-Connect con MirrorLink, Apple CarPlay y Android Auto-. Otra de las grandes evoluciones del nuevo Jetta/Bora la tenemos justo detrás del volante con un cuadro de instrumentos que dice adiós a las agujas analógicas para recibir un display de 10.2 pulgadas que despliega toda la información de manera digital.

Generación turbocargada

Donde también existe un progreso es el desempeño. Junto con la perdida de peso, el nuevo Jetta por fin es despojado del motor de 2.5 litros de cinco cilindros y el 2.0 litros de aspiración normal para incluir el cuatro cilindros TSI de 1.4 litros, 150 hp y 250 Nm que ya conocemos del Golf. Al igual que en el GTI, el 2 litros turbo queda reservado para la versión GLI que será presentada más adelante.

Este poder es encaminado por medio de una caja manual de seis velocidades, esto es una marcha más que la adoptada por la sexta generación. Para quienes gusten de los cambios automáticos está disponible la transmisión DSG de siete cambios que suple a la Tiptronic de seis relaciones. Cabe mencionar que para los demás mercados, los ingenieros de VW eligieron la Tiptronic de ocho velocidades.

Igualmente, el nuevo Jetta es más seguro gracias a que incluye control de crucero adaptativo, sistema de mantenimiento de carril, frenado de emergencia autónomo, cámara de visión trasera, alerta de tráfico trasera, monitor de punto ciego, sistema de frenado post-colisión automático y encendido/apagado automático de los faros en carretera.

El nuevo Jetta de Volkswagen, como ya mencionamos, se comercializará en Chile con el nombre de Bora, se fabricará en la planta mexicana de Puebla y llegaría a Chile, si todo sale bien, a mediados del 2018.

Galería Volkswagen Bora 2019

Volkswagen Jetta 2019

1 de 13

¿Qué opinas? Cuéntanos