Autoshows

Audi RS 6 Avant 2020, la station wagon favorita de todos ha vuelto

Con 591 Hp y 800 Nm de torque, la cuarta generación del RS 6 Avant llega justo para celebrar los 25 años de Audi RS

Audi RS 6 Avant 2020, la station wagon favorita de todos ha vuelto

La división RS de Audi, hace 25 años que comenzó su negocio de montañas rusas, vehículos intoxicantes que van sobre rieles. Es una fórmula que se la saben a la perfección y que inició con el RS 2 Avant. Y claro, esto hace aún más grande la leyenda, puesto que a quien se le ocurriría usar una station wagon como base para un auto deportivo. 

La segunda grandeza del RS 2 Avant, es que fue desarrollado y fabricado con la ayuda de Porsche. De hecho, ellos mismos lo armaban en una fábrica que fue cuna del legendario 959 y luego del 500E de Mercedes-Benz, que le ensamblaban a contrato (y con una dosis de veneno también).

Desde entonces, las siglas RS separan a los Audi mortales de los verdaderos misiles, los cuales hay en muchos tamaños y potencias, aunque sin miedo a usar de plataforma, un modelo de formato familiar.

Con 25 años, la división deportiva de Audi presenta a la cuarta generación del RS 6, que desde que apareció en el mapa allá por el 2002, se transformó en el auto "halo" de la marca. Y aunque hoy existen muchos otros modelos con el apellido RS, aparte de un biplaza con motor central (R8), todos muy pisteros y dinámicamente capaces, el RS 6 Avant sigue siendo un icono para los amantes de las cuatro argollas.

Diseño

Este RS6, con suerte comparte las puertas delanteras, el techo y el portalón del A6 Avant del que deriva. Lo demás, es todo menos inofensivo, como las llantas de 21", los pasos de rueda ensanchados (que añaden 40 mm a cada lado), los focos con matriz de LED y tecnología laser prestados del A7 (porque son más delgados) y la parrilla singleframe hexagonal en el frente, voluminosa y con una discreta entrada de aire en la parte superior, que nos recuerda un poco al Audi quattro del Grupo B. Difusores, faldones, tomas de aire, pliegues angulosos y el capot abultado (Powerdome) le confieren una estética futurista y agresiva.

Motor

Los 591 Hp del RS 6 se pueden considerar como un saludable aumento sobre los 560 que llevaba el RS 6 anterior. Es potencia con la cual no se juega, menos aun cuando en el pie tienes 800 Nm de torque. Con decirte que hace el 0-100 en 3,6 segundos, es como ir con un arma cargada. Y vaya que arma, un V8 de cuatro litros, twin-turbo con asistencia híbrida (48v), asociada a una transmisión automática de ocho velocidades y al sistema quattro de tracción a las cuatro ruedas, con diferenciales activos y función de torque selectivo, repartiendo la fuerza y frenando algunas de las ruedas, emulando a la perfección esa sensación de ir "sobre rieles". 

Pero en plena era de discursos ecológicos, el RS 6 tampoco es un derroche, o al menos trata de no serlo. El sistema híbrido le ayuda bastante cuando hay que ir a modo vela o en el reinicio del motor. Aparte el V8 puede desactivar algunos cilindros bajo poca demanda de potencia. Pero si no te interesa esto, quizás te guste más saber que el RS 6 tiene Launch Control y aparte de sus modos de manejo (Comfort, Auto, Dynamic, Efficiency, RS1, RS2), permite ajustar el volumen de la linea de escape.

Chasis

Como la tracción no puede hacer sola el trabajo de grip, Audi ha dotado al RS 6 Avant con suspensión multi-link en las cuatro ruedas, con soportes y subestructuras hechas completamente de aluminio. La amortiguación es neumática y permite que el RS 6 vaya entre 20 y 30 mm más bajo que un A6 estándar. Pero también puedes elevar la suspensión a niveles normales, para que no le pegues a nada cuando vas por la ciudad.

Frenos cerámicos y una dirección recalibrada, así como ajustes específicos para el control de estabilidad, aseguran un comportamiento altamente reactivo.

Interior

Como buen auto familiar, el RS 6 Avant tiene entre 565 y 1,680 litros para todas tus frutas, verduras o bolsos. El portalón lógicamente es eléctrico y opcionalmente puede ser abierto de manera gestual (con el pie). Lo mismo para el gancho de remolque con asistente de retroceso, si eres de los que viaja bien cargado.

Con la tarea hecha, podemos volver al modo sport y hablar de sus dos pantallas táctiles en la consola y el panel de instrumentos digital (Audi Virtual Cockpit) donde podemos saber absolutamente todo lo que está haciendo el auto, gracias al "RS Monitor". La temperatura del motor, del aceite, de la transmisión, la presión de los neumáticos, nivel de torque, nivel de presión del turbo, tiempo de vuelta, fuerza g y más, queda a tu disposición.

Butacas en cuero Valcona perforado y capitonado, junto a un volante recortado reciben al afortunado conductor del RS 6; para conducir bien hay que ir cómodos.

El resto

Es inevitable no recordar a la generación anterior, la cual tuvimos el placer de probar aquí en Autocosmos. Se nota bastante como ha pasado el tiempo, en especial cuando miramos el interior, pero nos queda el recuerdo de su dramática aceleración, aun cuando el auto es bastante grande. Audi siempre se las arregla para que estos autos se comporten como si no pesaran tanto y eso habla bastante de su nivel de ingeniería.

Así que al RS 6 de seguro lo tendremos aquí en Chile más adelante, aunque sea en cantidades muy limitadas (y cuando la marca despierte). Sin embargo, los más felices son los que viven en Estados Unidos, ya que el RS 6 era fruta prohibida, hasta esta generación. De hecho, Audi les dedicó un gran video, el que te dejamos a continuación.

Audi Presents: An Avant Story

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos