Autoshows

Piëch, una marca con el verdadero ADN de Porsche

El Mark Zero es el primer auto del emprendimiento del hijo de Ferdinand Piëch, otrora CEO de Volkswagen y dueño de Porsche.

Piëch, una marca con el verdadero ADN de Porsche

Ferdinand Piëch es posiblemente el ejecutivo automotriz alemán más conocido del mundo. Fue el CEO del Grupo Volkswagen en su época de mayor expansión, cuando dio luz verde al desarrollo total de Audi (con el Audi quattro, por ejemplo), a la compra de Lamborghini, al desarrollo del icónico e imbatible Porsche 917 y al relanzamiento de Bugatti con el Veyron, entre otras grandes decisiones.

Pero Piëch también es uno de los máximos accionistas y controladores del Grupo VAG y, por extensión, de la marca Porsche, gracias a su condición de nieto directo de su fundador, ni más ni menos que Ferdinand Porsche.

Imaginarán su nivel adquisitivo si les cuento que el recién estrenado Bugatti La Voiture Noire, catalogado como el auto más caro del mundo (aunque en rigor no lo es) al valorizarse en algo más de 12 millones de dólares, fue un encargo del propio Piëch.

Pues bien. El hijo del abogado Anton Piëch y de Louise Porsche tiene 10 hijos, y uno de ellos llamado Anton (Toni) acaba de presentar en Ginebra su propia marca de autos, que como no podía ser de otra manera, lleva su propio nombre: Piëch Automotive, de la que ya había hablado hace algunos meses.

Afincada en Suiza, Piëch estrenó en casa su primer modelo, el Mark Zero, un elegante GT eléctrico con diseño neoclásico, que pese a ser exhibido con el rótulo de conceptual, se ve extraordinariamente bien acabado y muy listo para ser producido, lo que, en todo caso, no ocurrirá sino hasta 2022, así que queda rato.

Lo que sí es interesante es la tecnología que hay detrás. Vale decir que utiliza una plataforma de aluminio tan modular, que sobre ella se podrán construir sedanes, coupés, descapotables y, por supuesto, SUV. No sólo eso, ya que el Mark Zero es un eléctrico, pero esta misma base puede soportar motores de combustión y celdas de hidrógeno, para así no atarse de manos a una sola tecnología.

En este caso puntual tenemos un sistema compuesto por tres motores eléctricos de 201 Hp cada uno (150 kW), para una potencia combinada de 603 caballos. La fuerza se envía las cuatro ruedas ya que uno de ellos alimenta exclusivamente el eje delantero.

La batería es obra del especialista chino Destin Group, y está dispuesta en forma de T invertida, en la posición del túnel central y alrededor del eje posterior, con el fin de mejorar el reparto de pesos.

Si bien su potencia no ha sido informada, Piëch indica que no genera calor en las fases de recarga, por lo que no necesita de refrigeración extra. Ofrecerá más de 500 kilómetros de autonomía y una opción de carga ultra rápida que permite llenar el 80% de ella en menos de 5 minutos.

Además, pesa unos 200 kilos menos que una batería de similar capacidad, permitiendo que el Mark Zero anote unos 1.800 kilos en la balanza, bastante decente para un eléctrico de estas proporciones.

¿Prestaciones? Un 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y unos 250 kilómetros por hora de máxima, aunque se desconoce si es limitada o lo que más da el auto.

No hay más información por ahora, pero si Piëch mantiene esta línea de diseño retro y moderno en sus próximos autos (un coupé de cuatro puertas y un crossover deportivo), con reminiscencias a los Aston Martin y Jaguar clásicos, tendremos una marca exitosa, sin duda.

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos