Tuning

Un Ford Bronco de 1968 se pone chúcaro con el V8 del Shelby GT500

Haciéndole honor a su nombre, este Bronco tiene energía para muchos rodeos.

Un Ford Bronco de 1968 se pone chúcaro con el V8 del Shelby GT500

En la víspera del regreso del Bronco, Ford Performance calienta motores, al rehabilitar con algunas de las estrellas de la restauración, un ejemplar del Bronco 1968.

Para este proyecto, SEMA Garage junto con Jay Leno y Ford Performance pusieron toda su experiencia y pasión, y así lograr que este Bronco no solo luzca como nuevo, sino que también ofrece un desempeño sinigual.

Restomodding en su máxima expresión

Basta decir que el nuevo motor que equipa este Bronco clásico, es el V8 de 5,2 litros que porta el Mustang Shelby GT500, el Ford legal de calle más poderoso de la historia. Este enérgico ocho cilindros va acompañado de una transmisión Tremec de cinco velocidades, un sistema de tracción total y una caja de transferencia.

Además de la adopción de este V8 y diversos componentes mecánicos de la era moderna -suspensión, dirección, frenos-, este Ford Bronco recibió un chasis completamente nuevo, así como nuevos paneles de carrocería obtenidos por medio de impresión 3D. Este cuerpo es complementado por nuevas chapas, espejos, defensas y pintura personalizada.

Esta renovada imagen exterior del Bronco 1968 es complementada por unas llantas de acero de 18 pulgadas, neumáticos BFGoodrich Rugged Trail T/A 275/65-18 y una nueva parrilla. Por su parte, el interior totalmente restaurado, obtiene un sistema de audio Sony, tapicería de cuero y un cuadro de instrumentos digital.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos