Comparativa: Los hot-hatch del momento en guerra
28-12-2017 Pruebas de manejo

Comparativa: Los hot-hatch del momento en guerra

El recién lanzado Focus RS y el venidero Golf R se dan con todo en la pista, pero ojo que el Honda Civic Type R y el Seat Leon Cupra 290 estarán arbitrando.

Desde la llegada del Golf GTi original, allá por 1975/6, los hatchbacks demostraron que además de ser prácticos podían ser rápidos y divertidos. Los años pasaron, los competidores llegaron, la guerra de la potencia fue en aumento, hasta que un día llegó una clase superadora a los GTi o hot hatchbacks: los Súper Hot…

en este contexto la vara está bien alta

Dentro de la última camada de estos modelos bien picantes se inscriben nuestros cuatro participantes, los VW Golf R, Ford Focus RS, Seat León Cupra y Honda Civic Type R. De estos, el Ford Focus RS ya ha puesto sus ruedas en nuestro país, a la espera de la llegada del Volkswagen Golf R para el 2018. El Seat, sabemos que te gusta, pero no va a llegar y sobre el Honda Civic Type R, conociendo la política de precios de Honda en Chile, de llegar, será a un precio irracional.

¿Cómo se llevan estos 4 rebeldes? Te lo contamos a continuación...

Distintos caminos

De estos cuatro fantásticos, los León Cupra y Golf R comparten la plataforma MQB del grupo alemán, incluyendo el motor con 290 Hp (en Europa recibieron un upgrade a 300 Hp para el español y a 310 Hp para el alemán). Los dos también tienen cajas DSG (doble embrague): de 6º en el español y de 7 relaciones en el alemán, más nueva. La mayor diferencia está en la tracción, el León descarga la fuerza al eje delantero, el Golf a las cuatro ruedas.

Todos tienen turbo, pero distintas cajas y transmisiones

Hablando de transmisiones y tracción, el Focus RS es el más poderoso del grupo, con 350 Hp y un motor de 2.3 litros Turbo, asociado a una caja manual de 6 velocidades y tracción integral, mientras que el Honda Civic Type R, lo sigue de cerca, fiel a sus raíces con tracción integral y una excelente caja manual de 6 velocidades, pero con la novedad de un motor Turbo de 2 litros y 306 Hp.

¼ de milla y vuelta rápida

Durante el Especial hicimos las dos pruebas que anuncia este título. Los primeros en enfrentarse fueron el Type R y el Cupra, donde la clara ventaja que ofrece una caja DSG en cuanto a velocidad, le jugó muy a favor al modelo ibérico, que, tras la segunda marcha, dejó en el retrovisor al Type R.

la velocidad de los dos embragues fue mayor a los 60 Hp extra del RS

En el segundo round, el León se enfrentó a su rival directo -y ampliamente mejorado- Golf R. Y claro, la tracción integral y la nueva caja DSG del Golf, sumado a un extra en potencia y el Launch Control hicieron que el León tuviera que buscarse otra presa.

Finalmente, el Focus RS le tocaría su round con el Golf R. Ambos lanzados con Launch Control y tracción integral, mostraron exactamente la falencia principal que hay entre ambos: el piloto. Porque claro, los arrancones los hicimos nosotros y si bien nuestra experiencia es bastante (no por nada trabajamos en esto) no se puede medir con la precisión de un piloto profesional o en este caso, la veloz caja manual DSG del Golf. Tras salir en primera, el RS metió miedo, pero la demora entre colocar la segunda marcha en su punto (que en realidad no fue en su punto) comparado a la DSG del Golf, hizo que el alemán lo dejara atrás. Ni siquiera los 60 Hp extra fueron suficientes contra la perfección técnica del tren motriz del Golf R.

Llegó la hora de la vuelta rápida y para que el resultado no dependiera del conductor, los cuatro autos (y los demás que estuvieron presentes en el Especial) fueron manejados por nuestro piloto invitado. Ya vas a tener una nota con las 12 vueltas rápidas al trazado de Pachuca, México. Por ahora, te damos los resultados de este cuarteto:

Vueltas rápidas

 

Ford Focus RS

VW Golf R

SEAT León Cupra

Honda Civic Type R

Tiempo de vuelta

58´68”

58´42”

58`37”

58´08”

Cómo verás, anduvieron muy parejos y nuestro piloto declaró que de haber tenido más tiempo, habría podido confiar más en el Focus para exprimirlo mejor en pista. Esto quiere decir lo siguiente: a veces el más rápido no es el mejor para manejar, algo que te contaremos en la siguiente sección.

En la Pista

Por Jorge Beher

Volkswagen Golf R

2.0L TFSi - 290 Hp - DSG 7 – Integral - 1.505 Kg.

El Golf es sin dudas el bien portado del grupo. Con un poco de lag en la entrada del turbo, te patea con decisión más que con violencia. Los frenos, ayudados tambien por los controles de tracción y estabilidad, ayudan a apuntar el auto de manera sencilla en el circuito. Además, la tracción integral ayuda a sentir un agarre y aplomo prácticamente perfecto. Es imposible despeinarlo, incluso con los controles desactivados, ya que la tracción corrige bastante bien los defectos de subviraje.

Y es precisamente esa dualidad que tiene el Golf la que hace que sea quizás el mejor auto, la opción racional. Porque es un cañón, es muy fácil convivir con él, es muy seguro y sencillo de extraerle su potencia, pero es un auto en extremo compuesto y a quienes gustan de sentir emociones en un auto, sabemos que son capaces de andar todo el día en un auto que sea áspero o extravagante, pero que te entregue sensaciones y te comunique lo que hace, algo que el Golf R le cuesta lograr. El peso de la tracción integral le juega en contra al Golf R, y es que muchas veces es el exceso de grip, el que no ayuda a lograr los mejores tiempos.

Honda Civic Type R

2.0L Turbo - 306 Hp - 6MT – Delantera - 1.421 Kg.

Cuando Honda quiere ser el mejor, lo logra por lejos. El brutal desarrollo técnico que hay en el tren delantero lo hace por lejos el más eficaz en la pista. No rola mucho, no sobrevira y su deliciosa caja de cambios (la especialidad de la casa, corta y precisa) hacen que uno recuerde a los Honda análogos de antaño. Es un auto que se goza, porque sabes que vas rápido, pero tambien sabes que vas bien agarrado. De trazadas limpias y empuje contundente, fue el más veloz en Pachuca y nosotros pudimos notarlo en cada detalle.

Quizás el Type R no es el auto que todo el mundo le gustaría tener, porque es extravagante y renuncia al minimalismo de los Type R antiguos, pero, por otro lado, no conocemos deportivo japonés que no tenga alerones o tomas de aire y formas intrincadas. Y tambien, es un auto que es poco refinado en general, con crujidos en algunos lados y la aspereza de ir en una butaca deportiva, con suspensión más rígida. Al contrario del Golf R, este podría ser el segundo auto de la casa, más que el de diario y no faltará el ignorante que crea que lo has "enchulado"... hasta que te vea en Instagram como te llevas a autos más rápidos en la pista. Su equilibrio hace que con solo regular el acelerador puedas corregir tu línea y su diferencial LSD permite morder hasta el último centímetro del ápex; sin dudas lo hacen mi favorito del lote.

Seat León Cupra

2.0L TFSi - 290 CV - DSG 6 – Delantera – 1.395 Kg.

El Cupra es todo lo que debería ser el Golf GTi y todo lo que no es el Golf R. Sigue la filosofía VAG, es sobrio de verdad, sin ningún salpicón de color. Nadie creería, que dentro de este hatchback se esconde un divertidísimo modelo, que al contrario de los Volkswagen o de los Audi, entretiene. Y eso es porque, como si fuese el hermano chico de ambos, es menos refinado y más relajado. Deja al Golf que se ponga la corbata o que atienda los correos de última hora; el Cupra es nervioso, no es el más preciso y como es más liviano, corre con rabia y suena como ninguno.

Los beneficios del Grupo VAG se le notan, tiene un gran chasis y una caja de cambios robusta (o al menos más que las antiguas DSG7) pero sin la tracción 4Motion y sin frenos tan deportivos y quizás con una puesta a punto menos exquisita. En buenas manos puede lograr buenos tiempos, como fue aquí, ganándole al R y al RS, pero cuidado, que uno se entusiasma y el León muestra las fauces, porque donde no es tan sofisticado, no te va a salvar como el Golf, así que trata de no entrar muy pasado a las curvas o de hacer tonteras.

Fue una sorpresa para varios que no lo habíamos conducido previamente (porque no se comercializa en Chile) y definitivamente se lleva todo nuestro aprecio. Parece que Volkswagen debería aprender más de sus hermanos menores.

Ford Focus RS

2.3L Turbo - 350 CV - 6MT  - Integral - 1.599 Kg.

Esperado por muchos, al fin el RS está en Chile para hacer la renovación entre el segmento de los deportivos. Un auto de rally para la nueva era, para esos que se quejan que el Subaru WRX se quedó dormido en sus laureles o para quienes el Megane RS les quedó chico. Nuestro primer encuentro con él fue en Interlomas, pero dado que en Pachuca hemos conocido a todos sus rivales, nuestras percepciones tambien han cambiado un poco.

Y eso es porque el Focus RS engolosina con un motor de 2.3 litros, con 350 Hp, con modos de manejo, con el modo drift, con su tracción integral, con Ken Block, con el Rallycross. Es un juguete de verdad, y te lo vas a pasar del uno. Y honesto, porque... que esperaban de un fabricante de poderosos Mustangs; el Focus RS es el Shelby de los rallycars, es desbocado, es brutal y veloz. Incluso sin llegar al modo Drift, ya la cola se siente firme y juguetona, como cachorro nuevo.

Pero bueno, hay que sentar cabeza y ponerlo en la pista. Y la verdad es que no es el auto más eficaz y requiere acostumbrarse un poco a su estilo de manejo para sacarle lo mejor. Y es precisamente lo que le sucede a Ken Block, un hombre que sabe de drifting, de show, pero al que no le recordamos muchas victorias, salvo esas ocasiones en las que se ordena y aprovecha los errores de los demás.

El Focus RS es el camino difícil para aprender a manejar rápido en pista, pero de dominar su caja, su tracción y su ritmo, de seguro podrás hacer mucho más que drifts con él. Lo que estamos claros, es que te vas a entretener y lo vas a amar.

Conclusiones

Divertido es pensar que justo los dos autos que no llegan a Chile, fueron los más sorprendentes y más rápidos en la pista. 

De los que ya están (o que vienen en camino) son dos filosofías opuestas. El Golf R es perfecto en todo; buen gusto en diseño, elegante, bien terminado, gran tren motriz, gira fuerte, es seguro, moderno, todo lo que tú quieras y todo lo que tú le pidas, desde salir a pasear a la abuelita hasta ganarle a tus amigos en la pista, lo hace muy bien. Pero es de poca alma y al final del día, salvo que seas un acérrimo VAG lover, tiende a aburrir. Con la diferencia que serás el único que podrá usarlo como daily driver y como auto de pista, sin compromisos de ningún tipo.

En la otra vereda está el Focus RS, vistoso, con sus colores fuertes, full Ken Block, 350 Hp y 2.3 litros en su motor, para que puedas presumir. Te va a costar sacarle lo mejor, pero te vas a entretener mucho en el camino. Además, su caja manual, entrega una experiencia de manejo más expresiva.

El otro exhibicionista es el Honda Civic Type R, el que dejo demostrado rápidamente porque es el Rey de Nurburgring. Preciso, equilibrado, veloz y comunicativo, es magnífico en la pista. Sin embargo, tendrás que vivir explicándole a todos que el alerón y las tomas de aire no se las pusiste tú. En Chile, lo más cercano es por ahora el nuevo Civic Si, de mucho menor performance y a un precio muy elevado, lo que nos quita el hambre de tenerlo.

Y finalmente el lobo con piel de oveja, el underdog del cuarteto, el León Cupra. Un auto de espíritu similar, pero más voluminoso lo podemos encontrar en el Škoda Octavia RS, claro que no es el fin de esta comparativa. Seat ya no está en Chile, pero este auto nos hace querer que vuelva. Es un auto que combina la entretención con las virtudes de un buen auto europeo y que de seguro querrás modificar, chipear, ponerle frenos o suspensión para mejorar sus falencias. Lo demás, diseño sobrio, sonido deportivo, manejo cómodo, viene de serie.

Cuatro autos muy veloces y cada uno muy en su estilo particular, logra distintos cometidos y encantará a distintos usuarios, los que de seguro veremos enfrentados en foros y redes sociales defendiendo los colores de cada una de sus insignias. Nosotros ya hicimos el trabajo sucio, pero la batalla la vas a continuar tú. ¿Con cuál te quedas?

¿Qué opinas? Cuéntanos