Autoshows

Karma SC2 viene a ofrecernos el futuro

El SC2 no tan solo es un potente y lujoso prototipo, sino que también una muestra de lo que Karma es capaz de hacer y ofrecer a otros fabricantes, si lo desean.

Karma SC2 viene a ofrecernos el futuro

Karma no quiere ser tan solo conocida por el Revero y ya le hemos visto algunos prototipos que indicarán la pauta a seguir para la marca boutique. En el Salón de Los Ángeles, presentaron el SC2, un elegante pero igualmente futurista biplaza eléctrico.

El SC2 es un prototipo, así que idealmente es impulsado por dos motores eléctricos que desarrollan en conjunto 1.100 Hp, potencia que le ayuda a recorrer el cuarto de milla en vertiginosos 1,9 segundos. La cantidad de torque es ridícula, 14.000 Nm. Aunque con motores eléctricos, estas brutales cifras serán cada vez más comunes.

Karma espera que el SC2 logre 563 kilómetros en una sola carga, pero con tanta potencia, sabemos que esa autonomía bajará dramáticamente. Karma también equipará al SC2 con frenos de disco carbono-cerámicos, suspensión articulada, como en un auto de competencia y un sistema de gestión de potencia que permite torque vectoring. Las baterías van montadas en el centro del auto.

Sin embargo, Karma es una marca que siempre saca a relucir alguna excentricidad y en este caso es un sistema llamado Drive & Play. Este sistema emplea cámaras de altísima resolución más sensores LIDAR de frecuencia modulada, que le permiten escanear el auto en 360 grados mientras se mueve en un ambiente real. El procesador interno del Karma sincroniza este modelo con todos los datos almacenados de nuestra última conducción, incluyendo puntos de frenado, aceleración, luces, climatizador, música, para generar finalmente una reproducción simulada de lo que fue nuestra última ruta, la cual podemos guardar o compartir con otros.

El interior es puro lujo, incluyendo un techo con fibra óptica y selectos materiales. Para abrir las puertas, tal como en un teléfono, se recurrirá a un sistema de reconocimiento facial y dactilar, para mayor seguridad. Y el festín tecnológico no acaba ahí, puesto que los asientos son biométricos, las ventanas son fotosensibles, el sistema de audio tiene un procesador 3D que se ajusta según el conductor, entre otras cosas.

"El SC2 de Karma es una declaración a nuestro futuro, como una marca orientada a la tecnología. Mas que eso, es el anticipo de nuestro siguiente lenguaje de diseño y a la vez, una expresión de lo que serán nuestros futuros productos y desarrollos," señala el CEO de Karma Automotive, el Dr. Lance Zhou. "Nuestra plataforma abierta, sirve como prototipo de desarrollo para nuevas tecnologías y colaboraciones, donde nosotros podamos proveer de diseño, ingeniería, tecnología y personalización a otras marcas."

Y aunque el SC2 aún no verá la luz, Karma tiene al Revero GT y un futuro modelo montado en una plataforma global, los que marcarán el camino para que ojalá algún día, este modelo se haga realidad.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos